Las ‘celebrities’ también saben gastar bromas

Se publico el 15 oct. 2010 en Justin Bieber México







Algunas estrellas se toman tan en serio su profesión, que no pueden evitar reírse hasta de su propia sombra. Éste el caso de personajes como Justin Bieber o George Clooney, pero hay muchos más que siguen su ejemplo.

Si con sólo 16 años Justin Bieber se ha vuelto el cantante más chistoso de Norteamérica, puede esperarse que de mayor se replantee ser cómico seriamente. Recientemente, se ha comentado que el intérprete de ‘One Time’ sucederá a Ashton Kutcher como conductor del espacio de MTV ‘Punk’d', que se dedica a gastar bromas pesadas a las celebridades.

No obstante, las bromas de Bieber no han sentado demasiado bien en ocasiones a otros compañeros. Sin ir más lejos, Miley Cyrus reconoció que perdió los nervios cuando éste se dedicó a llamarla por teléfono repetidamente una madrugada.

“Me hizo bromas telefónicas, sin darse cuenta de la diferencia horaria, a eso de las 3 de la mañana. ¡Podría haber matado a alguien! ¡Seguía llamando y llamando! Estaba furiosa porque pensé que era alguien que había conseguido mi número”, reveló la que fuera protagonista de ‘Hannah Montana’ en el programa del británico Graham Norton.

Como la madurez es un grado, Clooney es bastante más sutil cuando trata de “jugársela” a sus amigos. Después de que Brad Pitt se mofara de él públicamente dejando caer que era homosexual, el protagonista de ‘El Americano’ anunció a diversos medios que su venganza sería sonada. Aun así, todavía no la ha perpetrado.

Sea como fuere, las bromas mutuas de Pitt y Clooney suelen ir más allá de lo sensato. Con frecuencia, envían a un gigoló al set de rodaje de la película del otro e, incluso, han llegado a pagar a gamberros para que hicieran destrozos en el coche del “enemigo”. Ver para creer.

También los ha habido que han tenido que moderarse con los años por el miedo a arruinar su vida personal. Jim Carrey vio como sus matrimonios con Melissa Womer (1987-1995) y Lauren Holly (1996-1997) fracasaban por tomarse sus personajes demasiado en serio e intentar emularlos en su hogar, como alegaron ambas en sus respectivos divorcios. Sin embargo, la única mujer que ha logrado comprenderle, la ex ‘playmate’ Jenny McCarthy, reveló en abril que rompían porque había dejado de ser “gracioso”. Y es que los extremos no son buenos…

Ashton Kutcher y Demi Moore suelen utilizar Twitter hasta para burlarse de su matrimonio. El año pasado el actor publicó una foto de su mujer luciendo una cresta de lo más punk. Cuando muchos pensaron que Demi había apostado por un ‘look’ demasiado transgresor, éste se apresuró a confesar que todo se trataba de un montaje fotográfico.

“Mi mujer acaba de estrenar nuevo corte de pelo, ¿qué pensáis chicos? Me encanta”. Acto seguido, Kutcher aclaró: “Estoy jugando cariño, pero con este peinado estarías fantástica”. Al momento, Demi respondió: “Ya tengo el botón (de la maquinilla) preparado, cariño”.

Lo de Demi y los hombres bromistas ya es una constante. Su ex Bruce Willis se atrevió a reírse en el programa de David Letterman de la artista más descarada y burlona, Lady Gaga. Con un trozo de carne sobre su calva y delante de millones de telespectadores norteamericanos, Willis quiso imitar el tocado que lució Gaga en la última ceremonia de los MTV Video Music Awards.

Mención aparte, merece el humor del Rey de España. Rompiendo estereotipos y demostrando que los Borbones son la estirpe más divertida de la realeza europea, Don Juan Carlos no duda en bromear hasta con su salud. De hecho, riéndose de una de sus últimas caídas, sorprendió a los periodistas parodiando su torpeza hace unos meses.

Publicar un comentario